12/05/2020

Oficina permanente en el hogar y oficina del futuro: la cara del regreso al trabajo posterior a la cuarentena

El 40% de las empresas no trabajaban con una oficina en casa y tenían la intención de adoptar el modelo definitivamente incluso después de la pandemia

SÃO PAULO – No es nuevo que el regreso a la rutina de trabajo posterior a la cuarentena será muy diferente de lo que era antes de la llegada de la pandemia. La oficina en el hogar se está aplicando en la mayoría de las empresas y, en muchos casos, ha funcionado bien.

Prueba de ello es que el 40,2% de las empresas no trabajaban con la modalidad antes de la crisis y la adoptarán definitivamente cuando pase ese período, según un estudio enviado por Cushman & Wakefield a InfoMoney este viernes (8). 

Al estudio asistieron 122 empresas de diversos sectores, ubicadas en São Paulo y Río de Janeiro, y entrevistó principalmente a presidentes, vicepresidentes y directores que toman la decisión sobre la implementación de la oficina central.

Cushman también muestra que el 45% de los encuestados reducirá el espacio físico posterior a la crisis, con un 30% debido a la experiencia exitosa con la oficina en casa implementada temporalmente durante la crisis y otro 15% lo hará debido a los efectos económicos generados por la pandemia.

Entre las compañías que reducirán su espacio, el 25.3% dice que el corte será del 10% al 30% del espacio y otro 16.2% dice que pueden cortar hasta el 50%.

Para Jadson Mendes, Jefe de Investigación e Inteligencia de Mercado de la compañía de servicios de bienes raíces comerciales de Cushman & Wakefield, el proceso que ocurrirá después de la pandemia es lo contrario de lo que ha estado sucediendo hasta entonces.

“En los últimos años, se ha desarrollado otro proceso, de mayor densidad de espacio de oficina. Lo que llamamos «espacio abierto», cuando las habitaciones de los jefes han terminado y más personas ocupan el mismo entorno. Ahora el mundo se ha detenido y todos preguntan cómo será la oficina del futuro, ya que seguramente cambiará ”, dice.

Oficina del futuro

Como resultado de este proceso de cambio, aparece «Six Feet», un modelo de cómo sería este nuevo entorno de trabajo.

Mendes dice que Cushman & Wakefield está acompañando a alrededor de 10,000 compañías en China en el proceso de apertura de negocios después del pico de la pandemia. “Estamos analizando varios modelos para reanudar los negocios y esto ha generado un manual de buenas prácticas que también ayudará a las empresas en Brasil. Fue en este contexto que se destacó el modelo «Six Feet», que en realidad es una medida [equivalente a 1,8 metros] «, explica.

En la práctica, el nombre se refiere a la distancia entre las mesas de los empleados que respetan las recomendaciones de las autoridades sanitarias. “Este modelo requiere más espacio físico. Esto significa que, en el caso de las empresas que no se unirán a la oficina central, sería necesario aumentar la oficina para acomodar la misma cantidad de personas en una nueva división espacial ”, dice.

Vea una simulación del nuevo espacio.

Según Mendes, en el lugar de trabajo actual, se recomienda que cada profesional tenga entre siete y ocho metros cuadrados de espacio. “En los coworkings, esta medida se reduce a alrededor de cinco metros cuadrados, y en los centros de llamadas, por ejemplo, puede alcanzar los tres metros y medio. Lo que demuestra que muchas empresas tendrán que adaptarse con este nuevo modelo que requiere unos 11 metros cuadrados por persona ”, explica.

Este modelo que presenta Mendes debe implementarse a través de un proceso de seis pasos: «Adaptar el edificio, instruir a los empleados, controlar el acceso de una manera diferente (reconocimiento facial o incluso entrada gratuita), crear un plan de distancia social dentro de la empresa, reduce los puntos de contacto e intensifica la limpieza de la empresa y se comunica con confianza ”, explica.

Considera que esta es una alternativa en estudio, y no la única solución posible. Lo ideal, según él, sería la combinación de oficinas, es decir, las empresas adoptan la oficina en casa dos o tres días a la semana e implementan los seis pies en el resto. «Por lo tanto, las personas pueden usar el mismo espacio que se ha reducido y hay una optimización», dice.

Aún así, las empresas pueden adoptar una oficina en casa permanente para parte de los equipos y mantener otros equipos en persona, lo que también podría equilibrar la ecuación.

“Pero existe el riesgo de que las empresas se unan a la oficina en casa y liberen espacio, pero otras empresas prefieren adoptar modelos cara a cara y necesitan más espacio y ocupar estas oficinas vacías. Y luego un modelo cancela al otro en términos de bienes raíces ”, reflexiona el experto.

Sin embargo, si esta ecuación anterior no funciona de manera equilibrada, las empresas que no implementan la oficina en casa deben aumentar sus espacios físicos siguiendo las recomendaciones de salud. Y aquí es donde entran en juego una serie de dificultades.

Más desafíos

Este cambio en el perfil de las oficinas incluye más factores en la cuenta que las empresas deben hacer durante la crisis: además de los problemas laborales, deberán revisar la parte financiera y desarrollar estrategias sobre cómo adaptarse a los nuevos espacios.

“Si la empresa se adhiere a la oficina en el hogar de forma permanente, la reducción en los costos de alquiler de espacio puede ser una ventaja. Pero, en general, estos contratos inmobiliarios corporativos son a largo plazo y, si la empresa lo rompe, paga una multa. Entonces, la compañía no puede hacer este cambio de la noche a la mañana sin ningún costo ”, explica Mendes.

Además, este modelo de oficina del futuro puede ser costoso. “Las adaptaciones pueden costar. Los nuevos edificios pueden tener tecnología, pero muchos tendrán que implementarlos. Especialmente, al comienzo de la reapertura, los costos serán altos: hay limpieza, quizás nuevos espacios … todo se invertirá ”, dice.

Otro desafío es encontrar edificios con espacio. Hoy hay 76 edificios considerados de clase A en el centro de negocios de la ciudad de São Paulo, que incluye las regiones de Av. Paulista, Faria Lima, Itaim Bibi, Av. Juscelino Kubitschek y Vila Olímpia. Los datos son de otro estudio de Cushman.

Con la vacante de oficinas corporativas en São Paulo rondando el 16% en la actualidad, la restricción de suministro es excelente. “No hay espacio. Y en áreas como Itaim Bibi, la vacante es del 1% ”, explica.

“Ahora, el ejercicio: ¿cuál de estos edificios puede alojar inquilinos de dos mil metros cuadrados de áreas contiguas, ya sea en uno de dos mil o dos mil en el mismo edificio? Solo cuatro. En otras palabras, estas compañías tendrán dificultades para posicionarse en otro edificio debido a la baja vacante. Tendrá que negociar o tendrá que mudarse a lugares que no se consideran prime, lo que termina siendo el estado de la empresa «, explica.

Precisamente por esta razón, el mercado inmobiliario corporativo no muestra una tendencia a la baja en los precios, ni una mayor vacante debido a la crisis. “Por el contrario, el sector, que se ha reanudado en ciclos y es más lento, aún se eleva de la crisis de 2014 y 2015. Entonces, las regiones ‘principales’ de SP, que ya son caras, se mantendrán aún más, porque el el precio bajó muy pronto después de 2014 y 15 y ahora vuelve a cumplir el ciclo ”, dice.

Según los datos de Cushman, el precio del alquiler en la Av. Brigadeiro Faria Lima aumentó un 19,5% en abril de 2020 en comparación con abril de 2019. En la Av. Paulista aumentó un 15,6% en el mismo mes de este año en comparación con abril de 2019.

“Incluso en la recesión, no podemos decir que los precios caerán y que las empresas que necesiten espacio tendrán que invertir. Hay poco stock entrando y los valores subiendo. Por ejemplo, este año la expectativa es que aparecerán 142 mil metros cuadrados en edificios nuevos en SP. Ya se han construido 12 mil metros cuadrados de este total. Pero en 2019, por ejemplo, el stock era de solo 33 mil metros cuadrados. Cuando miramos 2013, alcanzó los 400 mil metros cuadrados. Hay ciclos y el escenario reduce las vacantes ”, dice el ejecutivo.

A pesar de las dificultades, Mendes cree que los cambios que están ocurriendo son positivos. “No tenemos forma de parar y todos tendrán que adaptarse. Ciertamente será un desafío, algunas compañías tienen negocios que necesitan presencia física, cada compañía lidiará con sus propios factores y escenarios internos, más allá de la pandemia ”, concluye.

Autor: Giovanna Sutto FONTE: InfoMoney